— El hostalito Manantiales

dibujo

Renovando y actualizando el sitioweb para esta temporada 2012, de esta forma nos mantendremos al dia con nuestros amigos y visitantes. Abrazo grande para todos, pelotín.

Pelotin

Este pequeño balneario ubicado a 15km del centro de Punta del Este, mantiene parte de su bosque aunque no autóctono poblado de una variedad de pajaros, liebres, aperias, y algunos perros de la vecindad

Alquilamos habitaciones para pasar unos días en manantiales en cualquier epoca del año recibimos visitantes de todos lados y compartimos este lugar para que se sientan como en su casa. La amplia cocina comedor, donde servimos el desayuno esta a disposición de los visitantes para poder hacer uso de la misma con la única condición de dejarla como estaba, es decir : Limpia También hay parrillero y barra donde ofrecemos pizza a la parrilla, tragos, jugos y licuados.

Contamos con conexión a internet, teléfono, música, dvd, televisión, una pequeña biblioteca, juegos de mesa. Algunas bicicletas y scooters para alquilar.

La Barra y Manantiales

foto

La desembocadura del Arroyo Maldonado ofrece uno de los más pintorescos y hermosos paisajes, conocido con el nombre de “La Barra”

Hacia el Este, la playa de “Los Manantiales” como se la conocía desde finales del siglo XIX, ofrecía especialmente a los habitantes de la ciudad de San Carlos, las perspectivas idílicas de temporadas de descanso estival, cuando los baños de mar comenzaron a ponerse de moda.

Algunos datos acerca de los primeros excursionistas que visitan estos parajes, nos traen los nombres de antiguas familias de San Carlos. La primera vivienda veraniega construida en Rincón de los Píriz en 1877 y el balneario La Barra en 1900 Rústicas construcciones de verano de Don Juan Duque.

Su padre, José Ramón Seijo llevaba a la familia a tomar “baños de mar” en el Rincón de los Píriz como antiguamente se le llamaba al balneario La Barra.

Para el verano de 1895, a principios de febrero, en un comentario acerca de las personas que iban a tomar los baños a Manantiales, se dice lo siguiente: ” Uno de los dichosos bañistas es el Reverendo Cura de nuestra Parroquia que, acompañado de su familia, fue a ocupar uno de los palacetes de los Manantiales, donde con permiso del Obispo podrá celebrar Misa los domingos y dís de fiesta. También están de baños las distinguidas familias de Seijo, Gimeno, Coello, Iturria, Terán, Setién y otras”

Eran playas que despertaban la sincera admiración y el fervor de los carolinos quienes disfrutaban plenamente de sus bellezas como cosa propia.El viaje a estas playas desde San Carlos, descripto también en alguna crónica, nos muestra que, a pesar de las peripecias, que comenzaban al dejar atrás San Carlos e internarse en los médanos, aquello ofrecía un sabor de aventura y promesas de placidez que compensaban cualquier incoveniente. Para decirlo con las mismas plabaras de la crónica “…internarse en los médanos que dan entrada al pequeño Biarritz de la costa maldonadense, a la poética y deliciosa Manantiales mil veces más hermosa que las Marinas de Larravide.”

Por una resolución de la Junta Económico-Administrativa de fecha Agosto de 1902, se pasó nota al gobierno central reiterando el pedido de $ 5000.- para la instalación de una balsa en la Barra del arroyo Maldonado, cuyo pedido había sido hecho ya por la Junta anterior con fecha 27 de Julio de 1901. Pasaron unos cuantos años, y en octubre de 1929 el Poder Ejecutivo ordenó la construcción de un puente en la Barra del arroyo Maldonado. La construcción del puente – o sea, el primer puente que se hizo en el lugar – conto con la aprobación del Dr.Baltasar Brum, que era el Presidene del Consejo Nacional de Adminisración y con el Representante por Maldonado en la Cámara: Juan Carlos Anfuso. A partir de ahí quedaban unidas la ciudad de Maldonado y la ciudad de Punta del Este con los balnearios La Barra y Manantiales.